Líneas,
Dimensiones
y Objetivos
Estratégicos


Las universidades encomendadas a la Compañía de Jesús buscan generar y difundir un pensamiento propio, autónomo y crítico, que permita a los estudiantes formados en sus aulas, ser capaces de llevar a cabo los cambios que requiere la sociedad. La formación de las y los alumnos de la IBERO debe enfocarse en el desarrollo más completo posible, de todos los talentos de cada uno, para que sean “los mejores hombres y mujeres para el mundo”. Las dimensiones para la línea 1 son:

a. Perfil del egresado.
La Ibero se propone formar estudiantes desde el enfoque de formación jesuita “utilitas, humanitas, iustitia y fides” que sean responsables ante su profesión y su comunidad para el mayor servicio a los demás.

b. Inclusión en la IBERO.
La vida de la comunidad universitaria se enriquece a través de la inclusión solidaria, académica e intercultural, que trasciende barreras sociales, culturas y/o religiones.

c. Internacionalización y mundialización.
La ibero busca integrar sociedades multiculturales para el trabajo colaborativo de construcción social que aporte un rostro humano al proceso de mundialización.

Una Universidad jesuita será mejor, en la medida en la que entienda de forma más cercana la realidad y participe activamente en la construcción de un mundo nuevo, basado en la justicia, la paz y la igualdad. Es necesario que la Universidad se conforme de acuerdo con las necesidades sociales en las que se inserta, de manera que pueda generar los saberes pertinentes para incidir en los problemas. La pertinencia le compete en primer lugar a la Universidad y en segundo grado a sus unidades estructurales.
En el mundo actual, es una condición ineludible el que las Universidades Jesuitas participen en la construcción de un mundo nuevo. La sociedad exige que estas instituciones sean capaces de generar y transmitir los saberes, que, posteriormente, le permitirán tanto a las instituciones como a sus egresados, enfrentar adecuadamente los grandes problemas sociales.

Las dimensiones de la línea 2 son:

a. Pertinencia Social.
La ibero tiene el propósito de ser un actor crítico de la realidad, promoviendo el análisis, la reflexión y la denuncia de las causas de los problemas sociales, desde su docencia, investigación y vinculación.

b. Excelencia y Calidad.
El quehacer universitario se guía por el “magis ignaciano” y conlleva un alto grado de inter y transdisciplinariedad e interculturalidad. La Ibero ambiciona tener una cultura que promueva el logro académico a través de la articulación de sus funciones sustantivas.

c. Cultura de interrelación.
La comunidad universitaria busca generar conocimiento pertinente a la sociedad a través de nuevas formas de sinergias entre las diversas áreas.

d. Alianzas y redes.
La universidad desea que su trabajo participe en entornos colaborativos, que propicien la generación y difusión del conocimiento, así como la solución de problemas.

La Universidad Jesuita debe estar al servicio de la transformación social, en beneficio de pobres y excluidos. La universidad no es neutral, es un elemento activo, toda institución universitaria tiene una dimensión política que es la que debe determinar las formas y modos de llevar a cabo el quehacer universitario. El quehacer se determina a partir de la realidad, el modo de hacerlo está orientado por lo académico. Desde la perspectiva de la Universidad Iberoamericana, la totalidad multidisciplinar debe responder a la realidad social para transformarla. En la planeación estratégica deberá tener prioridad la respuesta a las necesidades sociales, que serán la base para configurar, unificar y dar un carácter transdisciplinario a los conocimientos generados por la Universidad.El quehacer universitario debe nutrirse de la realidad. El pensamiento, la reflexión y la generación del conocimiento deberá estar al servicio de la transformación social.

Las dimensiones de la línea 3 son:

a. Incidencia para la transformación.
La Ibero anhela lograr una sociedad más equitativa y humana a través de su quehacer universitario.

b. Foro público.
Para la ibero es importante que la comunidad reflexione sobre lo que vive la sociedad y dar voz a sus diferentes actores sociales.

c. Proyectos Institucionales.
Los proyectos desarrollados en la comunidad buscan transformar la sociedad desde la solución de sus necesidades.

El mundo actual requiere de la experimentación e implementación de modelos novedosos que permitan una verdadera transformación social. En este sentido, el propósito de la innovación es alterar la realidad vigente, modificando, mejorando y transformando los procesos para lograr cambios en los contextos y en las prácticas institucionales.
En el caso de las Instituciones de educación superior (IES), es necesario llevar a cabo una innovación educativa, que es la capacidad de ajustar las instituciones a las circunstancias y al avance del conocimiento, para colocarse de forma anticipada en campos que les permitan vislumbrar necesidades futuras, y dar respuestas desde hoy a lo que serán las instituciones del mañana.
La innovación educativa plantea proyectos socioeducativos de transformación de las ideas y prácticas educativas, en una determinada dirección social y estatransformación debe ser analizada a la luz de criterios de eficacia, funcionalidad, calidad, justicia y libertad social.
Considerar la innovación como proceso, implica relacionarla con un ejercicio de reflexión constante sobre la práctica, y con procesos de evaluación continua, por eso la evaluación debe ser un componente fundamental de las innovaciones para identificar si se consigue transformar o mejorar cualitativamente el sistema.

Las dimensiones de la línea 4 son:

a. Modelo de innovación.
La Ibero persigue formas de ser y hacer diferentes con una mejor articulación de sus funciones sustantivas.

b. Referente en innovación.
La institución se propone revisar y rediseñar la forma de relacionarse con sus alumnos, profesores y empleados, entre otros, para convertirse en un referente de creatividad e innovación.

En la proyección de la Universidad comprendida como institución transformadora, la justicia se entiende dentro de un marco de alianzas, que conlleva compromisos más allá de las relaciones contractuales.
Educar para una ciudadanía comprometida con la justicia, implica ayudar a los alumnos a caer en la cuenta, de que un título universitario, además de un enriquecimiento personal y profesional, conlleva asumir una responsabilidad social en el desempeño profesional y vital de la persona, pero educar en la justicia requiere que este valor sea vivido al interior de la propia institución.
Las universidades de la Compañía promueven la justicia en el medio universitario, dentro de la tradición ignaciana, que se articula en torno a cinco elementos: contexto, experiencia, implicación reflexiva, acción y evaluación.

Dimensiones de la línea 5 son.

a. Justicia al interior.
La comunidad universitaria desea encarnar los valores de solidaridad y justicia.

b. Eficiencia y eficacia.
La ibero pretende conformar un equipo de personas competentes alineadas a su misión.

c. Cultura de evaluación.
En la Universidad, los equipos de trabajo deben estar cualificados y se debe evaluar adecuadamente su desempeño.

d. Vocación de servicio.
La Ibero anhela reflejar con claridad el lema de “en todo amar y servir”.

Líneas estratégicas